Etiqueta: socialismo

¿Viramos hacia el socialismo?

Por Carlos Paladino

Alberto Fernández llegó a China, donde se reunirá con el presidente Xi  Jinping - LA NACION

Cuál es el plan del partido gobernante, ¿sacarnos de la pobreza y ponernos a prueba para convivir en la miseria? De a poco, y a fuerza de constancia fueron adaptando a la sociedad bizarra, a la pobreza. Ha sido una tarea con altibajos, pero, sin pausa. No se hizo de la nada; debieron congregarse varios catecismos.

Diferentes y coincidentes en la descomposición, la crueldad, la inmoralidad, la desvergüenza; en fin, de cuanta indignidad conduzca a la desintegridad social. Luchamos por una democracia que al final, vino a empeorar y confirmar los hábitos que quisimos erradicar.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Las Fuerzas Armadas fueron puestas en su lugar. La fuerzas políticas y civiles se reorganizaron, para ser una innoble y gravosa fuente de trabajo en el Estado, colmado de ineptitudes discrecionales. El presidente del primer gobierno democrático, transición inmediata de la dictadura, con la idea puesta en mejorar una situación que no podía dominar, quizás, equivocado y necesitado de colaboración, anunció al pueblo un “país en crisis” y una “Economía de Guerra” hasta traspasar el gobierno al próximo elegido por el pueblo.

No sólo era tarde; el auxilio y comprensión que francamente expuso, prendió la mecha de la oposición, la abrazaron como un “pase de posta” obligado por el fracaso, y por eso administraron la abdicación en favor de Menem.  Acá empezó otra historia. “El que no tranza no avanza”, se acabó con la virtualidad democrática y republicana. Adquirió de nuevo relevancia la muchachada romántica, los perennes defensores de los trabajadores, en conjunto escudados en Juan Perón; y, una ensalada de políticos de distintas cataduras que aún los vemos impertérritos en alguna función. Sin más ni más, se encargaron de avergonzar la democracia y la esperanza republicana. Una tras otra, las elecciones han ido ampliando la brecha de la pobreza y la justicia entre la clase dirigente y la sociedad civil.

Canal de clases y análisis político del Lic. Nicolás Cereijo

La democracia, así entendida, al ser demasiado buena y contemplativa, fue malquistando las buenas costumbres argentinas, he hizo, que gran mayoría de los estudiantes no estudien; muchos educadores no eduquen, muchos trabajadores no quieran trabajar, que la competencia por ser más probos se esfumara, los empresarios se refugiaran en su imperio, y la honradez y la conciencia quedara a merced de los delincuentes de poca monta. 

Echemos una mirada. Argentina, un país que ha producido 9 defaults en su historia, no tiene por qué perder la compostura y las obligaciones contraídas con sus acreedores internacionales. Y menos traicionar su estilo y conducta de vida. Sin embargo, para el gobierno, estos conflictos parecen no revestir una real importancia.  Luego de dos años de negociaciones, el presidente Fernández y su ministro de economía obtuvieron el sí, para un posible acuerdo. Este “entendimiento· todavía no confirmado, cuenta con el apoyo del presidente Joe Biden. Otros países como Alemania, Japón, etc., muestran agrado porque el FMI nos ayude y sigamos perteneciendo al mercado europeo libre.

En cambio, Cristina, nada quiere tener que ver con negociar ni con agradecer a los exponentes del mundo libre. Lo envió al mismo Alberto Fernández a intentar asistencia económica a países regidos por gobiernos “Autócratas” o “Partidos Únicos”, como mejor le guste descifrarlo (¿comunistas?) Sea por incongruencia, oscurantismo, – viajó como mandadero -, se inmoló despabilado por Cristina haciendo que adoptara la imagen de un incapaz arrepentido de todo lo dicho y hecho unos días antes. Fue a decir que su palabra casi no vale ante la de la vicepresidenta.

En Rusia, sacándole provecho a que anda a las patadas con Estados Unidos por la cuestión de Ucrania, al ayer alabado Biden lo sepultó y sobre su tumba levantó un monumento a Putin. China es una inmensa nación que tercia entre Rusia y EE. UU por la preeminencia mundial, tanto en lo económico como en lo tecnológico.

Alberto Fernández viajó a reunirse con Xi Jinping y usó una estrategia extravagante, que creemos, ni la señora Cristina Kirchner sospechaba. Actuó tal lo hace una criatura cuando recibe una caricia de quien espera una patada en el culo. Seguro que la emoción pudo sobre él. Fue una reunión “cordial, amistosa y fructífera” donde al mandatario chino se le agradeció el envío de vacunas en la emergencia sanitaria y, en un intento por satisfacer coincidencias doctrinarias, le espetó un “si fuera argentino, sería peronista”. Respaldó la apoteosis de Xi de haberse consagrado ·peronista”, arguyendo que los procesos peronistas siempre fueron interrumpidos “por algún golpe de Estado o por políticas liberales”.

El presidente argentino en misión oficial colocó una ofrenda floral en el mausoleo del Mao. Mao Zedong el simbólico líder del Partido Comunista Chino y posterior presidente desde 1949 hasta su muerte en 1976. En una edición que presenció el mundo, Alberto dijo a Xi Jinping “Y nos sentimos muy identificados con todo lo que fue el trayecto de la Revolución hasta el presente, que ha puesto a China en el lugar central que ocupa en el mundo. Sepa que estamos como bien ha dicho usted, compartimos una misma filosofía, que pone al hombre como centro de la política” Mao un enigmático revolucionario y filósofo, asentó su revolución en la clase campesina y realizó la “Reforma Agraria China”. 

Para eso creó el Ejército Popular de Liberación, instrumento con el cual detuvo las contrarrevoluciones contra el Estado.    No conocíamos el perfil filosófico maoísta de Alberto Fernández; aunque eso no quita que haya tomado lecciones con Carlos Zannini, maoísta incorporado al peronismo. ¿Alberto quiso explicarle al jerarca chino que su postura no es favorable a las políticas democráticas y de libre comercio? Suponemos que no, nunca puede haber insinuado tal cosa uno de los derechosos más distinguidos de Domingo Cavallo. Sus gestiones aún se recuerdan.   Con el peronista chino, acordaron fluidas relaciones en estructuras, ciencia, economía y culturales.  “Se anunció la incorporación de Argentina a la iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda del Siglo XXI” Proyectos que sin ardides ideológicos pueden ser ambiciosos

No sabemos por qué, imaginamos a Cristina Kirchner llamando a Xi, revelando que los decires del presidente argentino, fueron a instancias de ella. Es pura suposición. De igual manera, imaginamos el desconcierto del presidente Joe Biden, más allá de que los norteamericanos no son fáciles de sorprender. 

Pero; volvamos a Carlos Zannini. Profesamos la idea de que todos los gobiernos deberían disponer de consultores/asesores espirituales, fuente de inacabada sabiduría como él. En la ex ESMA, se organizó una reunión donde el tema principal eran las causas judiciales que enfrenta la vicepresidenta de la Nación, señora Cristina Kirchner y sus amigos, por “persecución política. (lawfare y fake news).

En “El lawfare en América Latina” hablaron importantes oradores. Zannini, a su turno se valió de sus preopinantes y sumó que el “objetivo de proscribirla” – a Cristina  según su deducción, “Es un peligro para los intereses concentrados, un peligro para la desigualdad, es un factor de unidad y de fortalecimiento de los derechos humanos. Como es Lula, como es Correa, como han sido dirigentes que han perseguido en Latinoamérica” Luego se puso místico e hizo una mezcolanza entre Jesús, Mateo discípulo de Jesús, Pilatos; todo para justificar las injusticias soportadas por Cristina. De alguna manera asemejó a Jesús con la vicepresidenta.  Agregó; además, “No hay lawfare que pueda detener a los pueblos…que tienen que seguir un determinado camino.  Lo que no se puede perder nunca es la confianza en las propias fuerzas”.

Junto al marco extático; que le dio al mensaje, ¿quiso decir algo más amenazador? Lo reiteramos. Que solamente los argentinos tengamos un visionario y esclarecido Carlos Zannini, es un pecado de egoísmo y autosuficiencia.        

Si hacemos una revisión antidemocrática del partido gobernante, con sus antecedentes subversivos, con la difusión de las teorías tercermundista que culpan a los países liberales del vasallaje colonialista que nos circunda, si consideramos la supuesta hermandad de la dinastía Kirchner con las dictaduras sudamericanas actuales; si le sumamos los papelones recientes cometidos ante el FMI, exaltando las cualidades de las naciones totalitarias, inmediatamente después de haberles pedido plata.

Es exagerado, es demasiado imaginativo; pensar que, igual que a los toros de exposición, nos ponen un anillo en la nariz y nos llevan de un lado para el otro. ¿De igual manera nos están conduciendo al comunismo?