Etiqueta: Seduca

En julio la Canasta Básica Docente aumentó casi un 10% en el AMBA

EL gremio SEDUCA presentó la Canasta Básica Docente (CBD), del mes de Julio, donde se registra un incremento de un 9.87% en el AMBA, 8% en la región Sur, 6,8% en la región Noreste, 7,3% en la región Cuyo, 6,7% en la región Noroeste y %7,5 en la región Centro.

A continuación te mostramos los elementos que componen a la CBD:

Material Didáctico: Incluye todo lo relacionado a el material necesario para el dictado de las clases en los diferentes niveles educativos. Por sobre los materiales propiciados por los diferentes gobiernos se toma como referencia lo brindado por distintas editoriales.

Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Capacitación Docente Continua: Se repasa un seguimiento por las distintas ofertas de capacitación, obligatorias a partir de este año en la Ciudad de Buenos Aires a partir del nuevo estatuto docente. Se guía la referencia en un promedio de las diversas casas de estudio, y la cuota promedio que abona un docente en un instituto por dicha formación en los rubros cursos, antecedentes, otros títulos (carreras)
Material Escolar e Indumentaria: Comprende los útiles necesarios para afrontar el dictado de clases junto con el gasto de reposición de indumentaria educativa mensualizado.

Gastos de desarrollo Laboral: Incluye todo el gasto originado en el desarrollo de la jornada laboral por parte del docente (almuerzo, refrigerio, etc)

Movilidad: El mismo se ajusta a variables promedio entre los diversos transportes públicos (Tarifas más utilizadas)

Conectividad: También consolida un promedio entre las distintas compañías y planes básicos. Se incluyen suscripciones a portales educativos. Se incluye lo relacionado al mantenimiento de una computadora, en sus partes físicas como el software (programas) que la componen, y la compra de una computadora con un promedio de amortización y reposición de 5 años.

Lo importante de este índice es que permite la obtención de un dato real, por cierto preocupante, desde donde se pueden tomar políticas públicas serias y necesarias en materia educativa.

Jóvenes y empleo: la educación como la llave del futuro

Por Facundo Lancioni Kaprow*

La sinergia entre los ámbitos educativos y laborales es una realidad. Hay iniciativas en marcha que así lo demuestran.

Nota publicada en Cronista Comercial

Facundo Lancioni Kaprow

Los jóvenes de 16 a 24 años son el futuro de la Argentina y su mañana debe concebirse con un doble enfoque: una educación que los prepare para lo que se viene y un mercado laboral que les brinde las condiciones necesarias para trabajar y progresar en nuestra sociedad.

Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

En cuanto a lo primero, la deserción escolar es lo que siempre se marca en el rango etario escolarizado. Sin embargo, los desafíos son aún mayores a que los jóvenes asistan al aula, y pasa por cómo se motiva a estos jóvenes a que permanezcan en las escuelas o espacios de formación. La crisis social actual no solo excluye a los jóvenes de las escuelas, sino que la situación también se manifiesta en las universidades y espacios de formación superior a la escolaridad que no brinda los elementos necesarios para insertarse en el mercado laboral.

En esa línea, hay que revalorizar aquellos lugares que busquen, además de la formación, la vinculación laboral de los jóvenes con los distintos lugares de empleo. Desde este año ha tenido lugar el programa de vinculación laboral del Gobierno de la Ciudad con alumnos del último año de la secundaria con diversas empresas. Y la iniciativa ha comprobado que es una buena herramienta para vincular a los jóvenes con una primera experiencia laboral.

Por otro lado, la situación laboral actual también debe atender la realidad de los jóvenes. El primer empleo se da en ese rango etario y el Estado debe ser el garante de las políticas públicas que impulsen la inserción laboral. La Ley de Prácticas en Entorno Laboral que desarrolla la Ciudad de Buenos Aires, que busca incluir a 10.000 jóvenes en el mercado laboral formal en un año, ya comenzó a dar sus frutos. Incluso, el propio subsecretario de Trabajo, Industria y Comercio de la Ciudad, Ezequiel Jarvis, reconoce que «con esa norma se busca resolver el problema de la falta de experiencia en los jóvenes».

La sinergia entre los ámbitos educativos y laborales es una realidad, pero debe instituirse una política nacional que se anime a formar y acompañar a los jóvenes en su futuro.

Ante todo esto, también es válido advertir el cambio de época. En el pasado un joven en este rango de edad (16-24) optaba exclusivamente por su formación terciaria o universitaria por sobre su perfomance laboral. Esto sucede menos en la actualidad y el deseo de adquirir experiencia en algún empleo pasó a ser una prioridad. Incluso, a eso hay que sumarle una situación contundente: las nuevas formas de empleo que permiten las nuevas tecnologías dan nuevas modalidades de contratación, pero mayor necesidad de formación.

Ante este escenario es importante resaltar el trabajo elaborado desde SEDUCA. Se consolidó el acompañamiento al Ministerio de Educación y se incrementó la coordinación con la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio de la Ciudad para profundizar que la educación es la llave del futuro para los jóvenes y su empleo. Tenemos que trabajar en distintos planes de formación que permitan a los jóvenes adquirir conocimiento y ganar experiencia laboral en simultáneo. Si ponemos la educación y el empleo al servicio de los jóvenes los desafíos serán grandes, pero los resultados extraordinarios.


*Secretario General del Sindicato de Educadores Argentinos (SEDUCA)

“Hoy un planero está en 70 mil pesos, más que un docente”, la filosa crítica del secretario general del Sindicato de Educadores Argentinos

(Nota gentileza de Radio Mitre)

Facundo Lancioni Kaprow

En Radio Mitre, Eduardo Feinmann dialogó con Facundo Lancioni Kaprow, secretario general de Sindicato de Educadores Argentinos (SEDUCA), tras el informe publicado por el gremio sobre los días de clases perdidos desde el regreso de la democracia en la Argentina.

En la mañana de Radio MitreEduardo Feinmann dialogó con Facundo Lancioni Kaprow, secretario general de Sindicato de Educadores Argentinos (SEDUCA), tras el informe publicado por el gremio sobre los días de clases perdidos desde el regreso de la democracia en la Argentina.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

En las últimas horas se conocieron los datos del informe realizado por el gremio SEDUCA, donde se señala que desde el retorno de la democracia, en 1983, en Argentina hubo 1092 días en los que al menos una provincia se vio afectada por un paro docente.


En ciclos lectivos que, en general no alcanzan los 180 días de clase obligatorios, hay una pérdida promedio de 24 jornadas escolares por año en todo el país.


Este sindicato contabilizó a través de noticias, observatorios municipales, provinciales y, principalmente, fuentes docentes, la cantidad de huelgas por provincia.

Lancioni Kaprow destacó la gravedad que está atravesando el sistema educativo y señaló: “Es consecuencia de la falopa educativa que dejó el kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires principalmente de la mano de Baradel”.

“Tenemos que empezar a cambiar esta situación, porque hoy tenemos siete de cada diez chicos pobres. Tenemos docentes pobres. Los paros destruyeron al sistema educativo y al salario docente. Fuimos el único sindicato docente que apoyó la presencialidad. Nos tildaron de asesinos”, agregó el gremialista.

A su vez, criticó con dureza a Roberto Baradel, secretario general de Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA): “Es el brazo político del kirchnerismo que tiene como fin destruir la educación. Hoy un planero está en 70 mil pesos, más que un docente”.

“Nosotros nucleamos a docentes de todas las áreas y niveles de la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires. Estamos luchando con las castas sindical que están enquistadas”, cerró Facundo Lancioni Kaprow.

Los docentes no son todos kirchneristas

Facundo Lancioni Kaprow

El ratio de alumnos no cambiará en Euskadi | Radio Bilbao | Cadena SER

A medida que pasan los días nos acercamos a un nuevo comienzo del ciclo lectivo. Uno que debiera ser muy distinto a los últimos dos, que estuvieron signados por la falta de presencialidad y las escuelas cerradas. Ante esto, se abre el mismo interrogante que azota a nuestra sociedad hace años: ¿Comienzan las clases en tiempo y forma?

En la Ciudad de Buenos Aires, el 21 de febrero los chicos deberán reencontrarse con los docentes en las aulas. En la Provincia de Buenos Aires, lo harán algunos días más tarde: el 2 de marzo. En ambos casos, como en todo el país, con el enorme desafío de llegar a los 190 días de ciclo lectivo que estableció el Consejo Federal de Educación. Casi una hazaña en los tiempos que corren.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Muy a pesar de la imperiosa necesidad que atraviesa nuestro país, sometido a un espiral de pobreza del cual cada vez cuesta más salir, al poner la lupa sobre el motivo concreto por el cual no podemos alcanzar metas tan simples en materia educativa, hay una respuesta que es contundente: los paros docentes.

Facundo Lancioni Kaprow

Ya la sociedad lo sabe, y está acostumbrada. Unos días antes del (supuesto) comienzo del ciclo lectivo, una mesa amplia conformada por los mismos personajes de siempre anuncian lo que todos ya sabemos: que no están dadas las condiciones, que falta actualizar los salarios y que, por todo esto -por supuesto-, no comienzan las clases.

Ahora, si las figuritas se repiten, ¿qué nos falta para cambiarlo? Ante esto, creo que es necesario empezar por hacernos las preguntas correctas, para encontrar las soluciones adecuadas.

Este 2022, podríamos empezar por plantearnos si los docentes dejarán las aulas vacías respondiendo a las decisiones de los gremios docentes que comulgan abiertamente con el kirchnerismo, o estarán en las aulas garantizando el derecho a la educación de los chicos. O dicho de otra manera, si los docentes de buena voluntad podrán seguirán su vocación al ponerse al frente de una clase en la fecha señalada o seguirán siendo víctimas de las medidas de los representantes kirchneristas del sector.

El interrogante pasa por saber si un puñado de delegados, alineados políticamente con el gobierno de turno, va a poner sus intereses personales -porque, seamos honestos, nada bueno salió nunca de una escuela bloqueada- por sobre la enorme mayoría de docentes que quieren estar en las aulas con los chicos, y representan la verdadera vocación docente.

Cuando hablamos de valorar el rol docente, también hablamos de empoderarlo. Los docentes en las escuelas enseñamos, formamos, creamos un vínculo con los alumnos que no se crea en ningún otro espacio que no sea un aula.

La sociedad necesita volver a creer que somos la mayoría, porque sólo trabajando juntos, convocando a cada pieza que compone nuestra compleja comunidad educativa, podremos revolucionar realmente la educación en nuestro país. Estoy convencido que somos la mayoría los que queremos estar el próximo 21 de febrero y 2 de marzo frente a cada alumno, en cada una de nuestras aulas, por sobre cualquier planteo político que obstaculiza la educación.

Además de esto, hay que tener presente que urge una renovación sindical y el ámbito de la docencia no es bajo ningún término la excepción. Se trata de acompañar al docente todo el año, impulsar su profesionalización, promover sus condiciones laborales, y salariales, pero nunca coartando los derechos elementales de toda una sociedad, y atropellando su libertad. Estos son las premisas que aplicamos a diario y por las que trabajamos desde SEducA, en nuestro compromiso hacia el Docente, y toda la comunidad educativa.

Esperemos que este 2022 esté marcado por la imagen de aulas llenas a lo largo y ancho del país, y no por lo que sería la profundización insalvable de la miseria en nuestro territorio: las aulas vacías que dejan cada año a más y más chicos sin oportunidades, sin derechos, sin libertad, por un puñado de docentes kirchneristas, que cada vez demuestran ser menos.

Artículo publicado en Infobae


*El autor es Secretario General – SEducA (Sindicato de Educadores Argentinos

SEducA pide la apertura «urgente» de la paritaria nacional docente

Por la Redacción

El Sindicato de Educadores de Argentina (SEducA) manifestó la necesidad de la apertura de carácter “urgente” de la paritaria nacional docente. La misma es un elemento necesario para elaborar los pedidos provinciales de paritarias en el ámbito educativo.

Previo al encuentro de los docentes con el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el secretario general de SEducA, Facundo Lancioni Kaprow, expresó que “van a trabajar un esquema de paritarias que le permita al docente no terminar por debajo de la inflación”.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Sin adentrarse en números, -tal como está siendo la estrategia paritaria de todos los sectores por el momento-, Lancioni adelantó que el piso salarial debe ser superior al 51 por ciento: ese fue el número de inflación del 2021 en el país.

Mientras se confirmó el calendario académico de provincia de Buenos Aires (comenzará el 2 de marzo) y la Ciudad de Buenos Aires (hará lo propio el 21 de febrero), los sindicatos comienzan a sentarse con los distintos ministerios.

El lunes pasado, fue el Ministerio de Trabajo bonaerense quien recibió a los docentes -via zoom- y comenzó a delinear las pautas generales para este año. De momento, el Gobierno de la Ciudad no ha reunido a sus representantes docentes.

Nunca Más un Aula Vacía

Por Facundo Lancioni Kaprow*

Facundo Lancioni Kaprow

Desde el retorno de la democracia a nuestro país, la comunidad educativa sufrió más de 1.100 paros docentes. Como promedio a nivel nacional, cada 10 años los chicos pierden 2 años enteros de clase. Pareciera, entonces, que eso de “con la democracia se come, se cura y se educa” que esbozara el presidente Raúl Alfonsín es una deuda histórica que necesita una reparación urgente, y explica gran parte de los problemas que afrontamos como sociedad.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Nuestro sistema educativo tiene un entramado fundamentalmente diverso. A pesar que existe un Consejo Federal de Educación que dicta políticas a nivel nacional, cada jurisdicción es un mundo, con sus complejidades y realidades, algo que no desentona en nada con las inequidades históricas que nuestro país tiene por región. Así, por ejemplo, un chico que asiste a una escuela en la Ciudad de Buenos Aires pierde, en promedio, 7 días de clase por año, mientras que un chico en Santa Cruz, pierde 16, en una problemática que afecta al chico, a sus padres y, fundamentalmente, a los docentes.

Teniendo en cuenta que, en nuestro país, somos 1.500.000 docentes, de los cuales tan solo un 36 % están afiliados a un sindicato, ¿cómo es posible, entonces, que cuando uno o dos dirigentes sindicales deciden convocar a un paro, 810.000 docentes y los chicos no puedan ir a las escuelas? Esto obedece a la extorsión, el apriete y la violencia que rodea a estos dirigentes, que ejecutan sus delegados en las escuelas, y sucede en todo el país.

Cuando hablamos de “paros docentes” se cae en la lógica común de asociar al docente como “lo malo”, aquello que pone trabas e impide la correcta formación de nuestros chicos. Sin embargo, esto no es más que la triste consecuencia de años y años de un sindicalismo docente obsoleto que, mientras la clase política denostaba sistemáticamente nuestra tarea, en nada contribuía a representar a aquellos docentes que, con vocación y amor, a diario queremos estar al frente de un aula, garantizando el acceso a la educación para todos.

Es por esto que es necesaria una renovación dirigencial orientada hacia la representatividad del colectivo docente, y no de espurios intereses personales ligados a una proyección política personal. La democracia vino con vientos de una sociedad más libre, justa e igualadora; conceptos que se construyen como tales solo desde la escuela. Ante esto, debemos decir Nunca más a un aula vacía que drena nuestro futuro, y sólo será posible si decimos nunca más a la violencia en las aulas, en la puerta de las escuelas y al interior de la comunidad educativa.

La sociedad lo tiene en claro: las demandas de los docentes son legítimas, como lo pueden ser los de cualquier trabajador, pero esto, bajo ningún punto de vista, debe significar el bloqueo de una escuela, el ponerle un alto a una tarea tan esencial como la educación. Debemos avanzar hacia una renovación de valores, de creencias y, por qué no, de conceptos: no confundamos nunca más convocar a un paro docente, con bloquear una escuela, y vulnerar el derecho de niños, niñas y adolescentes, cuya función de la Escuela es proteger, y promover.


*El autor es Secretario General – SEducA (Sindicato de Educadores Argentinos)