Etiqueta: kirchnerismo

Los docentes no son todos kirchneristas

Facundo Lancioni Kaprow

El ratio de alumnos no cambiará en Euskadi | Radio Bilbao | Cadena SER

A medida que pasan los días nos acercamos a un nuevo comienzo del ciclo lectivo. Uno que debiera ser muy distinto a los últimos dos, que estuvieron signados por la falta de presencialidad y las escuelas cerradas. Ante esto, se abre el mismo interrogante que azota a nuestra sociedad hace años: ¿Comienzan las clases en tiempo y forma?

En la Ciudad de Buenos Aires, el 21 de febrero los chicos deberán reencontrarse con los docentes en las aulas. En la Provincia de Buenos Aires, lo harán algunos días más tarde: el 2 de marzo. En ambos casos, como en todo el país, con el enorme desafío de llegar a los 190 días de ciclo lectivo que estableció el Consejo Federal de Educación. Casi una hazaña en los tiempos que corren.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Muy a pesar de la imperiosa necesidad que atraviesa nuestro país, sometido a un espiral de pobreza del cual cada vez cuesta más salir, al poner la lupa sobre el motivo concreto por el cual no podemos alcanzar metas tan simples en materia educativa, hay una respuesta que es contundente: los paros docentes.

Facundo Lancioni Kaprow

Ya la sociedad lo sabe, y está acostumbrada. Unos días antes del (supuesto) comienzo del ciclo lectivo, una mesa amplia conformada por los mismos personajes de siempre anuncian lo que todos ya sabemos: que no están dadas las condiciones, que falta actualizar los salarios y que, por todo esto -por supuesto-, no comienzan las clases.

Ahora, si las figuritas se repiten, ¿qué nos falta para cambiarlo? Ante esto, creo que es necesario empezar por hacernos las preguntas correctas, para encontrar las soluciones adecuadas.

Este 2022, podríamos empezar por plantearnos si los docentes dejarán las aulas vacías respondiendo a las decisiones de los gremios docentes que comulgan abiertamente con el kirchnerismo, o estarán en las aulas garantizando el derecho a la educación de los chicos. O dicho de otra manera, si los docentes de buena voluntad podrán seguirán su vocación al ponerse al frente de una clase en la fecha señalada o seguirán siendo víctimas de las medidas de los representantes kirchneristas del sector.

El interrogante pasa por saber si un puñado de delegados, alineados políticamente con el gobierno de turno, va a poner sus intereses personales -porque, seamos honestos, nada bueno salió nunca de una escuela bloqueada- por sobre la enorme mayoría de docentes que quieren estar en las aulas con los chicos, y representan la verdadera vocación docente.

Cuando hablamos de valorar el rol docente, también hablamos de empoderarlo. Los docentes en las escuelas enseñamos, formamos, creamos un vínculo con los alumnos que no se crea en ningún otro espacio que no sea un aula.

La sociedad necesita volver a creer que somos la mayoría, porque sólo trabajando juntos, convocando a cada pieza que compone nuestra compleja comunidad educativa, podremos revolucionar realmente la educación en nuestro país. Estoy convencido que somos la mayoría los que queremos estar el próximo 21 de febrero y 2 de marzo frente a cada alumno, en cada una de nuestras aulas, por sobre cualquier planteo político que obstaculiza la educación.

Además de esto, hay que tener presente que urge una renovación sindical y el ámbito de la docencia no es bajo ningún término la excepción. Se trata de acompañar al docente todo el año, impulsar su profesionalización, promover sus condiciones laborales, y salariales, pero nunca coartando los derechos elementales de toda una sociedad, y atropellando su libertad. Estos son las premisas que aplicamos a diario y por las que trabajamos desde SEducA, en nuestro compromiso hacia el Docente, y toda la comunidad educativa.

Esperemos que este 2022 esté marcado por la imagen de aulas llenas a lo largo y ancho del país, y no por lo que sería la profundización insalvable de la miseria en nuestro territorio: las aulas vacías que dejan cada año a más y más chicos sin oportunidades, sin derechos, sin libertad, por un puñado de docentes kirchneristas, que cada vez demuestran ser menos.

Artículo publicado en Infobae


*El autor es Secretario General – SEducA (Sindicato de Educadores Argentinos

Votamos un cambio, sin cambiar los hombres

Por Carlos Paladino

25 preguntas y respuestas sobre nuestro sistema político - Juventud Rebelde  - Diario de la juventud cubana

Frenética semana venimos atravesando; no hay un día igual al otro. Ya no se habla de la inflación porque se ha naturalizado entre nosotros. La violencia desatada a personas desprotegidas de cualquier edad y sexo, son visiones que reemplazan a las viejas película de pistoleros y matones. El dólar aumentó hasta llegar a precios descontrolados y, de repente, tan sólo ante lo que puede significar una ayuda o una ilusión forjada bajo el calor de un fuego lánguido y anémico, la moneda extranjera baja de un saque. No deja de ser una latente impotencia nacional.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Es un país resquebrajado por la sucesión ininterrumpida de los “consagrados” gobiernos argentinos. En cada elección, buscamos cambiar el rumbo, pero, con los mismos hombres. De esta manera no va. Un mejoramiento estructural, condicionado por este hecho, restringe el énfasis y el empeño popular, por mudar de aires y empezar a ir viendo el sendero que nos conduce a un sitio con una atmósfera menos tóxica.

Si los partidos políticos – por codicia, egoísmo o ingratitud – siguen postulando a los que ya demostraron su incapacidad, estamos en presencia de los principales causantes de la desesperanza argentina. Las consecuencias de estos malos recambios, se convierten en uno de los más licenciosos actos de la democracia. Cometidos por las arbitrariedades que se permiten los insignes   demócratas y republicanos a los que los argentinos les importan casi nada, librados a la buena de Dios y siempre con la posibilidad de ir a llorar a la Iglesia.

El presidente Alberto Fernández, nos muestra ser otro hombre (o tal vez sea una fingida postura) luego del anuncio del “acuerdo con el FMI”. El Frente de Todos no ha emitido opinión. La señora tampoco- Es más, los kirchneristas patean las calles oponiéndose al acuerdo. Diez expresidentes solicitaron al FMI que asuma su responsabilidad por el préstamo a Macri.   

Sabíamos que el FMI pide una “resolución estable y sustentable”, que abra la economía privada. “…la incertidumbre, las políticas intervencionistas, la inflación y el estancamiento de la economía, impiden que el país alcance su máximo potencial…” Significa rever las políticas de control sobre el capital, las restricciones comerciales, las cargas impositivas a la producción, las leyes laborales, etc. Claro, aledaño a los gastos públicos.

Marc Stanley, del Departamento de Estado para Washington, funcionario avezado y componedor, expresa su convencimiento de que ambos países están en el buen camino. Se anima a decir que: a la hora de negociar con Cuba, Venezuela o Nicaragua, no es igual que con Argentina “Siempre tenemos un buen diálogo y relación abierta con las autoridades argentinas. Es porque compartimos principios democráticos básicos.

En realidad, se ha conseguido un “entendimiento” para abordar el tema de la deuda externa; hasta el momento no pasa de ser eso. Sucede que somos una nación sin plata, y sin cabales intenciones de saldar sus compromisos, “este entendimiento” es presentado al modo de un triunfo pírrico y glorioso. En concreto, faltan todavía varias instancias que superar para que el acuerdo quede formalizado; no obstante, el gobierno, lo hace ver como que ha obtenido una conquista definitiva, sobre una deuda indomable, sin resolución desde que el gobernador Martín Rodríguez, tomó un crédito del Banco Baring Brothers en 1824. Manuel Dorrego, en 1827, defaulteó el pago. Desde ese tiempo viene nuestra historia con respecto a las obligaciones internacionales.

Algo parecido a la vacunación contra el Covid. Luego de despilfarrar la oportunidad de inyectarnos con la Pfizer, poniendo en peligro vidas humanas, hoy se escucha predicar a los burócratas sanitaristas respecto del plan vacunatorio de excelencia ideado y ejecutado por ellos. No es una novedad la noticia con el Fondo; por supuesto que no, lo deseaban todos; pero, lo anunciaron como un logro inédito del gobierno: “Sin acuerdo no teníamos horizonte de futuro, con este acuerdo podemos ordenar el presente y construir un futuro”. Agregó, por cadena oficial Alberto “…este acuerdo no contempla restricciones que posterguen nuestro desarrollo…no habrá caída del gasto real (?) y sí una inversión en la obra pública…”

Sin embargo, el presidente, en una charla con RT, un medio ruso, no pudo dejar pasar la ocasión de engrandecer su ponderación y les dijo que “el Fondo tiene que hacer una crítica mucho más profunda, no sólo a lo que ocurrió en Argentina, sino sobre lo que ha sido su política permanente” El crédito que le otorgó Macri en el 2018, “no tiene ninguna racionalidad técnica” No sabemos si sus palabras habrán bastado para justificarse ante la señora Cristina

Si ponemos la mirada en las exigencias que conformarían al FMI (según lo visto) para firmarlo, diríamos que la situación no molesta mucho al gobierno argentino. A la vez nos preguntamos si los gastos públicos no deben ser achicados. Si los sueldos públicos siguen igual; si el Cuerpo Colegiado Privilegiado se bajará sus ingresos; si los impuestos a la producción real serán rebajados, las restricciones s las exportaciones serán eliminadas, practicaremos el libre comercio; los miles de oportunistas (ñoquis), asesores, camporistas, dejarán de cobrar.

¿Se le pondrá freno la corrupción? De tanto en tanto tendríamos que deleitarnos con algún delincuente preso; las cargas sociales tendrán una adecuación a las necesidades de la producción y no vayan a sumarse al patrimonio personal. Los sindicalistas van a presentar las declaraciones juradas de todos sus bienes. Las tarifas no van a ser aumentadas.

El empresario tendrá acceso a los créditos; se facilitarán créditos a intereses bajos para que los empresarios tengan acceso a ellos. Seguro que con esto no alcanza, no obstante, sería un buen plan que prestigiaría al presidente. Hay que esperar el proyecto del gobierno, la aprobación del Congreso y si es viable para el FMI.MIENTRAS ESTO OCURRE, Y PROCURANDO DAR CONFIANZA A NUESTROS ACREEDORES, EN EL MES DE FEBRERO, EL PRESIDENTE SE DARÁ UNA VUELTITA POR RUSIA Y CHINA.

El primer mandatario todavía sigue instrucciones de la señora vicepresidenta.