Etiqueta: Educación

No al pase sanitario en las aulas

Por la Redacción

A continuación se reproduce en comunicado de Eco Educativo que cuestiona la obligatoriedad del pase sanitario implementado en provincias como Santa Cruz y Formosa.

Eco Educativo expresó su posición luego de conocer las medidas que implementarán Santa Cruz y Formosa ¿Cómo puede exigirse un pase obligatorio de vacunación para ir a la escuela de gestión estatal cuando no hay una decisión federal que incluya a la vacuna contra el COVID en el calendario obligatorio?

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

A casi dos años del inicio de la pandemia, y cuando ya parecía que la Educación volvía a ocupar el lugar primordial que nunca debió perder, nuevamente la incertidumbre se apodera de las familias, los docentes, la comunidad educativa en su conjunto: no habrá presencialidad sin pase sanitario.

Podríamos volver a enumerar los múltiples motivos que sostuvieron durante este tiempo -y aún lo hacen-, que la presencialidad de niños, niñas, jóvenes y adultos en las escuelas es fundamental y garantiza plenamente el derecho humano a la educación. Es en cada institución educativa donde esta garantía cobra sentido y articula de manera integral todos los demás derechos de nuestros estudiantes.
Sin embargo, algunas provincias como Formosa o Santa Cruz -más las que podrían sumarse- continúan negando este derecho imponiendo como requisito de admisión en las aulas el “pase sanitario”.

¿Cómo puede exigirse un pase obligatorio de vacunación para ir a la escuela de gestión estatal cuando todavía no hay una decisión federal que incluya la vacuna contra el COVID entre las demás que componen el calendario obligatorio?

Si no hay una decisión política en este sentido que se exprese a través de la ley, otorgándole sustento a la decisión de promover la obligatoriedad a la vacuna contra el COVID 19 y a la exigencia de un pase sanitario, no se pueden avasallar derechos constitucionales como los consagrados en el artículo 19 de la Constitución Nacional: “Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe”.

Es por eso que afirmamos que la exigencia de un pase sanitario exigible para ingresar a las escuelas públicas carece de sustento jurídico y pedagógico, especialmente en provincias que hacen de la ausencia de los chicos a clases una práctica habitual.

Desde Eco Educativo lejos estamos de propiciar conductas “antivacunas”. Reconocemos los logros sanitarios que ellas han generado y el valor que para enfrentar la enfermedad encierra el mayor porcentaje de población inoculada.

Por otra parte, es sabido que los no vacunados no solo suman riesgos personales, sino que favorecen los contagios y el desarrollo de nuevas variantes del virus. Es por eso que instamos a las autoridades a articular todos los resortes necesarios tanto para concientizar a la población como para proveer las dosis de vacunas adecuadas para proteger a los segmentos etarios que componen el alumnado. Además, deben completarse las instancias formales que permitan alcanzar las autorizaciones definitivas de las vacunas disponibles en nuestro país y con ellas su integración al calendario de vacunación obligatorio.

Mientras estas etapas estén pendientes, resulta a todas luces inconsistente volver a vulnerar un derecho estratégico y esencial como el de enseñar y aprender.

SEducA pide la apertura «urgente» de la paritaria nacional docente

Por la Redacción

El Sindicato de Educadores de Argentina (SEducA) manifestó la necesidad de la apertura de carácter “urgente” de la paritaria nacional docente. La misma es un elemento necesario para elaborar los pedidos provinciales de paritarias en el ámbito educativo.

Previo al encuentro de los docentes con el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el secretario general de SEducA, Facundo Lancioni Kaprow, expresó que “van a trabajar un esquema de paritarias que le permita al docente no terminar por debajo de la inflación”.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Sin adentrarse en números, -tal como está siendo la estrategia paritaria de todos los sectores por el momento-, Lancioni adelantó que el piso salarial debe ser superior al 51 por ciento: ese fue el número de inflación del 2021 en el país.

Mientras se confirmó el calendario académico de provincia de Buenos Aires (comenzará el 2 de marzo) y la Ciudad de Buenos Aires (hará lo propio el 21 de febrero), los sindicatos comienzan a sentarse con los distintos ministerios.

El lunes pasado, fue el Ministerio de Trabajo bonaerense quien recibió a los docentes -via zoom- y comenzó a delinear las pautas generales para este año. De momento, el Gobierno de la Ciudad no ha reunido a sus representantes docentes.

Nunca Más un Aula Vacía

Por Facundo Lancioni Kaprow*

Facundo Lancioni Kaprow

Desde el retorno de la democracia a nuestro país, la comunidad educativa sufrió más de 1.100 paros docentes. Como promedio a nivel nacional, cada 10 años los chicos pierden 2 años enteros de clase. Pareciera, entonces, que eso de “con la democracia se come, se cura y se educa” que esbozara el presidente Raúl Alfonsín es una deuda histórica que necesita una reparación urgente, y explica gran parte de los problemas que afrontamos como sociedad.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Nuestro sistema educativo tiene un entramado fundamentalmente diverso. A pesar que existe un Consejo Federal de Educación que dicta políticas a nivel nacional, cada jurisdicción es un mundo, con sus complejidades y realidades, algo que no desentona en nada con las inequidades históricas que nuestro país tiene por región. Así, por ejemplo, un chico que asiste a una escuela en la Ciudad de Buenos Aires pierde, en promedio, 7 días de clase por año, mientras que un chico en Santa Cruz, pierde 16, en una problemática que afecta al chico, a sus padres y, fundamentalmente, a los docentes.

Teniendo en cuenta que, en nuestro país, somos 1.500.000 docentes, de los cuales tan solo un 36 % están afiliados a un sindicato, ¿cómo es posible, entonces, que cuando uno o dos dirigentes sindicales deciden convocar a un paro, 810.000 docentes y los chicos no puedan ir a las escuelas? Esto obedece a la extorsión, el apriete y la violencia que rodea a estos dirigentes, que ejecutan sus delegados en las escuelas, y sucede en todo el país.

Cuando hablamos de “paros docentes” se cae en la lógica común de asociar al docente como “lo malo”, aquello que pone trabas e impide la correcta formación de nuestros chicos. Sin embargo, esto no es más que la triste consecuencia de años y años de un sindicalismo docente obsoleto que, mientras la clase política denostaba sistemáticamente nuestra tarea, en nada contribuía a representar a aquellos docentes que, con vocación y amor, a diario queremos estar al frente de un aula, garantizando el acceso a la educación para todos.

Es por esto que es necesaria una renovación dirigencial orientada hacia la representatividad del colectivo docente, y no de espurios intereses personales ligados a una proyección política personal. La democracia vino con vientos de una sociedad más libre, justa e igualadora; conceptos que se construyen como tales solo desde la escuela. Ante esto, debemos decir Nunca más a un aula vacía que drena nuestro futuro, y sólo será posible si decimos nunca más a la violencia en las aulas, en la puerta de las escuelas y al interior de la comunidad educativa.

La sociedad lo tiene en claro: las demandas de los docentes son legítimas, como lo pueden ser los de cualquier trabajador, pero esto, bajo ningún punto de vista, debe significar el bloqueo de una escuela, el ponerle un alto a una tarea tan esencial como la educación. Debemos avanzar hacia una renovación de valores, de creencias y, por qué no, de conceptos: no confundamos nunca más convocar a un paro docente, con bloquear una escuela, y vulnerar el derecho de niños, niñas y adolescentes, cuya función de la Escuela es proteger, y promover.


*El autor es Secretario General – SEducA (Sindicato de Educadores Argentinos)

Nuevamente Milei atacando a la educación pública

Por Nicolás Cereijo

El Diputado Javier Milei, amante del libertinaje risueño, propuso implementar un “sistema de vouchers” para la educación pública con el objetivo de que los ciudadanos puedan elegir dónde estudiar.

Ubicado a las antípodas del liberalismo argentino decimonónica que supo ser pionero en la educación público, este personaje payasezco, en nombre de un supuesto liberalismo (claramente libertinaje) lo único que pareciera conseguir es fama mediática. Se nota demasiado.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Afortunadamente sus dichos fueron prontamente confrontados por el actual vicejefe de gobierno porteño, Emmanuel Ferrario, quien publicó un conjunto de twits contundentes, de los cuales destaco:

“El principal problema del debate “Educación pública: ¿sí o no?” es que viene de un preconcepto errado de que la gente elige la escuela pública como última opción. Desde la Ciudad, siempre trabajamos para que los colegios públicos igualen oportunidades y no que profundicen grietas.”

Es muy importante que desde una gestión como la del Gobierno de la Ciudad, que apuesta a una educación pública y de calidad, se tome posición frente a estos avances.

Simplemente porque en un época de crisis y desencanto, estas ideas payasescas pueden tomar formar peligrosa y dinamitar lo bueno que tenemos.

Educación y pandemia: trazos para una cartografía de la escuela del devenir

“¿Qué se decidirá cuando ya no nos invada la ansiedad, cuando el recuerdo del encierro se desvanezca gradualmente y cuando las desigualdades reveladas por los terribles acontecimientos que vivimos se vean de nuevo ensombrecidas por el activismo cotidiano? Temo que la prisa por «salir» de la crisis nos haga olvidar las condiciones en las que entramos en ella y que el «regreso a la normalidad» sea, según la lógica de la pendiente más pronunciada, un «regreso a lo anormal”

(Philippe Meirieu)

Por Esteban Carbonaro

La llegada del COVID-19 destartaló, resquebrajó pero al mismo tiempo reconfiguró una escuela que se vio impulsada a dar nuevos trazos en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Puso en evidencia que aquella escuela de las finalidades, muchas veces la que llamaremos del cumpli-miento debía reinventarse y pensarse desde un nuevo dispositivo y que no admitía comparación. La escuela del devenir, la que se está gestando en tiempos de pandemia donde la copresencial es solo un recuerdo y una posibilidad y nuevas tecnologías toman la riendas, nos interpela a una escuela otra, que no es sino aquella que está-siendo y nos invitan a pensar si este estar-siendo no debería ser parte de esa brújula que quedó perdida debajo de las baldosas de algún patio.

Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

La escucha de nuevas voces, o los matices de aquellas que ya resonaban nos invita a preguntarnos si a veces es necesario volver la mirada hacia atrás para dar nuevos inicios. ¿Destruir el mapa? ¿borrar algunas líneas? ¿tenerlo de referencia para volver a pensarlo? Muchas veces es un comenzar y recomenzar que se vuelve una instancia única y muchas veces más enriquecedora de lo que comúnmente se suele asociar. Las instituciones a menudo vinculan esos nuevos comienzos como parte de fracasos; donde los significantes contradicción y conflicto son conceptualizados como parte de una limitación de aquel  abordaje que piensa la gestión de lo escolar como un engranaje.

¿Recuperará ese docente esas aulas abandonadas? ¿Cuánta sanción posible existe desde un marco legal vetusto que no fue pensado para una escuela que sobrevive en las paredes de los hogares? ¿Será desde el marco de la vigilancia la instancia que permita la continuidad pedagógica, ese fantasma que se saca por la puerta y entra por la ventana?

Docentes, alumnos y padres reconfiguraron su rol en el espacio de la escuela que lo atraviesa todo. Por ende, la escuela está en cada ambiente del hogar, en cada dispositivo, cruza la barrera de lo privado y lo público. Esa escuela que resistía a los laberintos, a las contradicciones de la red y los nodos y pugnaba por la linealidad estalló. Por consiguiente, existen nuevas situaciones que demandan sincerarnos con la escuela, revisar nuestro compromiso y elecciones y animarnos a decidir qué modelo de escuela defendemos y cómo queremos habitarla, ya sea en la sala de profesores o con ojotas en el living.

También podés leer: UN CLIVAJE NECESARIO PARA PENSAR LA EDUCACIÓN

En tiempos de aislamiento y distancia la escuela se vuelve volátil. Pero al mismo tiempo la norma la invade una vez más y remarca pinceladas que deben dejar registro de datos. La información es central en un contexto donde personas contagiadas, aisladas, recuperadas y fallecidos se han vuelto el horizonte que dirime nuestras posibilidades de desplazamiento. Así, lo escolar se convierte en otra imagen posible que replica a la sociedad del algoritmo del mundo pandémico 2020-2021.  Y en el medio, atravesados, detrás de las pantallas, los cuerpos. Hay cuerpos. Hay carne. Hay vida. Parte de esta distopía tan temida pero que hoy conforma el presente del mundo solo se lleva a cabo si hay cuerpo. Así, la escuela emprende su tarea arqueológica para saber algo de los fósiles estudiantiles. En sus muros no queda más que recuerdos. Paredes que soportaron afiches, baños con escrituras in(apropiadas), pizarrones con restos, bancos (des)ocupados.  Restos. Restos de cuerpos. La escuela debe cambiar de territorio y se erige un nuevo mapa haciendo arqueología desde las pantallas.  Cuerpos que se vuelven solo cuadrados de un zoom. Cuerpos cuadrados. Escuchar a esos cuerpos que habitan la escuela-hogar o el hogar-escuela.

¿Es una nueva escuela la que surge en tiempos de un encierro distinto? Hacer arqueología de lo escolar más allá de recabar estados, situaciones, necesidades y resolver problemas también es oportunidad para construir, componer y hacer escuela en nuevas condiciones. Una arqueología del continuo mutar es una escuela del puro devenir, que siempre lo fue pero que un virus pudo desenmascarar.

Las imágenes de Pre-Pandemia y Pandemia de lo escolar conforman fotografías de una trama que tendrá un posible panorama completo con la Post-Pandemia. Sin embargo, pueden intentarse algunas posibles pinceladas que permitan hacer comparaciones de estos momentos. Pensar en estas instancias es abrazarse a la idea de internalizaciones, naturalizaciones y significantes que han perdido su flotablidad. También es una oportunidad única para deconstruir la estaticidad de una institución, poco crítica en muchos casos de su praxis y con limitada apertura al devenir que caracteriza la vida social.

¿Qué ocurre en la escuela de los devenires ante lo imprevisto y lo evanescente? ¿Qué permiten aquellos pliegues que se desvían de la vigilancia constante de esos guardianes kafkianos que protegen la ley? ¿Quién es la ley en la virtualidad? La continuidad pedagógica es ese baluarte a proteger ante la ambigüedad, la falta de conexión y la no respuesta. Ese débil pero al mismo tiempo fuerte hilo de Ariadna que lleva a no perderse en los laberintos de la escuela remota. Lo clandestino que siempre se escrudiñó entre y ante las paredes de los muros disciplinarios en la virtualidad encuentra nuevos senderos para enceguecer la vigilancia que se hace carne en la luminosidad de las pantallas.

¿Cuánto de la escuela remota fue pensada como otro dispositivo, único y en sus albores para replicar un calendario y cronograma de acciones pensado para otro momento y modalidad de enseñanza y aprendizaje? Aquí hay un indicio para desandar el hilo que lleva a la ley. En tiempos de excepcionalidad no puede repetirse aquello que sirvió en otra normalidad y reiterar moldes que ya no pueden ajustarse a nuevas  temáticas que emergen  como la lava de un volcán.

Cartografiar la escuela del devenir es (Ges) tionar/tar con un contexto siempre complejo, en este caso una pandemia. ¿Y si el problema se vuelve en el punto de partida? La escuela está constituida por retazos de una trama vital que la hacen día a día todos aquellos que la surcan, la atraviesan, la hieren y la curan al mismo tiempo. Ser, estar y habitar la escuela es abrazarla como energía, potencia y movimiento. Quienes elegimos cartografiarla apostamos a un continuo estar haciendo y que no concluye nunca. Pensar una escuela es dar a los docentes también el lugar de intelectuales y no meros ejecutores de las políticas de un estado que bajo el ropaje de científicos gestiona en y desde el encierro. Mucho panoptismo disfrazado de inclusión que solo acentúa desigualdad y militancia y populismo combinado con demagogia. ¿Será éste el nuevo mapa para pensar la cartografía que vincula escuela y democracia con políticas educativas con un estado ausente y un gobierno que cierra escuelas y deja estudiantes y docentes a su libre albedrío? En este cartografíar la Argentina actual  ¿Quién abandonó finalmente a todos aquellos que cayeron en la escuela pública?

¿Qué tiene que ver la escuela con la tecnología?

Por Leonardo Pierucci*

Resultado de imagen de aulas digitales vidal

El 25 de junio de 1967, los Beatles estrenaban “All you needs is love” en lo que iba  a ser la primer transmisión satelital de la historia de la humanidad. El revolucionario programa televisivo llevaba el nombre de “Our World” y se emitió en directo a veinticuatro países y a más de cuarenta millones de personas. Ese mismo día, en una escuela céntrica de Avellaneda, una maestra escribía el pizarrón con su tiza frente a un grupo de treinta chicos que, munidos de sus lapiceras, copiaban en una hoja.

Suscribite a Voces Políticas

Hoy, 54 años después, cualquiera puede transmitir y recibir desde diferentes dispositivos porque la comunicación ha avanzado notablemente gracias a la permanente incorporación de tecnología.

Sin embargo, el próximo 1 de marzo cuando vayan a la escuela, los nietos de aquellos alumnos de la década del sesenta van a seguir viendo la misma película que sus abuelos. La maestra, la tiza, la lapicera, el pizarrón y la hoja, que permanecen allí inalterables como si el tiempo no hubiese pasado.

Hacia el año 2015, teníamos en nuestra Provincia un diseño curricular añejo y desactualizado y una inmensa mayoría de escuelas sin conexión a internet. En territorio provincial, el Programa Conectar Igualdad ya se encontraba agotado por falta de resultados concretos. Cinco años después de su lanzamiento, no se había logrado los propósitos fundacionales de que aquellas netbooks estén encendidas en las aulas, que cada docente esté capacitado para usarlas con sus estudiantes y, por tanto, que se incorporen definitivamente al proceso de enseñanza de cada institución. Lo que se anunció como un hito tecnológico y se llevo buena parte del aumento del presupuesto educativo de esos años, terminó reducido a una herramienta electoral. Cada uno tendrá claro dónde poner las responsabilidades y las culpas.

En los cuatro años siguientes, durante la gestión Vidal, llegaron 30.000 kits de robótica a las escuelas primarias, cerca de 4.000 aulas digitales a los jardines y a las secundarias y 7.000 colegios se conectaron a internet por primera vez. Paralelamente, se digitalizó buena parte de la tarea administrativa de las escuelas y de la propia gestión que, hasta 2015, seguían usando el papel como si el mundo se hubiese paralizado por accidente a fines del siglo XX.

“La base está” diría un afamado DT de nuestro futbol que conoció, como muchos, el éxito y la debacle en un corto lapso de tiempo.

Lo que queda por hacer debe prescindir de toda bandería política, porque lo que está bien debe continuar y profundizarse sin importar quien lo haya iniciado. Relativismo y educación es una asociación que no le ha servido nunca a la escuela pública porque fueron, entre otras cosas, las discontinuidades por razones políticas las que la llevaron a sus peores momentos.

En los próximos cuatro años es necesario incorporar las TICs a la currícula, profundizar el uso de plataformas educativas dentro y fuera de las aulas y capacitar adecuadamente a los docentes.

Entrevista del Director de Voces Políticas, Lic. Nicolás Cereijo, al ex Ministro de Educación Dr. Alejandro Finocchiaro

“La brecha digital entre los chicos pobres y el resto es enorme” había dicho el entonces ministro Sileoni durante el lanzamiento del Programa Conectar Igualdad en el año 2010. Una década después la cosa no ha cambiado mucho pero, al menos, las escuelas ahora están equipadas para proyectar en serio una solución al problema.

Precisamos una clase política gobernante que esté comprometida con este propósito si es que no queremos sumergir al país en el atraso, reducir sus condiciones de competitividad y multiplicar la pobreza en las generaciones futuras.

Basta de realidades, queremos promesas. ¿O era al revés?


*El autor es docente y abogado.

¿A quién le importa la escuela pública?

Por Leonardo Pierucci*

El 8 de julio de 1884 el presidente Julio Argentino Roca promulgaba la ley 1420, que establecía la escuela laica, gratuita y obligatoria e iba a constituirse en el acto más progresista y revolucionario de la historia de la educación argentina. Inclusión para los hijos de inmigrantes, movilidad social ascendente, gratuidad.

Resultado de imagen de niños en la escuela pública

El discurso era hermoso, pero los hechos fueron todavía mejores. Todos a la escuela a aprender y a intentar ser mejores que sus propios padres. Aquella fue una generación que consideraba la educación un pilar fundamental del desarrollo individual y colectivo. Políticos, docentes y padres arriba del mismo tranvía.

Hoy, a 137 años de aquel episodio, ¿a quién le importa la escuela pública?

A partir de 2005, la Ley de Financiamiento Educativo duplicó las asignaciones presupuestarias para educación. El resultado en los diez años siguientes fue un escandaloso empeoramiento de los indicadores de calidad educativa y terminalidad de niveles. ¿Es importante gastar más o el debate debe centrase en cómo y en que se gasta? ¿Se podrá debatir también quien debe seleccionar esos gastos? ¿A quién le importa?

Las pruebas APRENDER, criticadas hasta el cansancio por los gremios y la oposición al presidente Macri, trajeron luz sobre indicadores de enseñanza y aprendizaje, clima institucional y convivencia. Por aparente pedido de los gremios, la primera medida de la gestión siguiente fue sacarlas de circulación. ¿A quién le importa?

Resultado de imagen de plan de robotica vidal educacion
Plan de robótica en jardines de infantes.

Paso casi desapercibido el plan de robótica de la gestión de la Gobernadora Vidal que incluía además el reparto de kit de netbooks para uso dentro de cada escuela y provisión de conexión a internet a la mayoría de las escuelas de la Provincia. ¿No son herramientas claves? ¿A quién le importa?

En el Conurbano Bonaerense, el 80% de los chicos provenientes de hogares pobres no termina la secundaria y, por ende, no accede a la Universidad. Muchos de los que pueden terminarla, no llegan con las herramientas básicas para cursar con éxito ese nivel superior. La desigualdad entre educación pública y privada está en su peor momento histórico. Si lo digo públicamente, me disparan al pecho los mismos que miran pasivamente esta triste realidad.  Es preferible matar al cartero y enredarse en una disputa ideológica que leer la carta por fiera que sea. Entonces, ¿a quién le importa?

En la Provincia de Buenos Aires, la capacitación docente está invadida por empresas que venden cursos privados en los que no se evalúa ni forma a nadie. Muchos docentes, en vez de capacitarse, compran puntos para mejorar su orden en el listado. Una minoría, en cambio, adhiere a las capacitaciones gratuitas de los CIIEs donde se aprende, además de sumar puntos. Pese al importante aumento en la oferta de cursos gratuitos de los CIIEs durante el mandato de Vidal, lo cierto es que ningún gobierno provincial ha logrado desmantelar a estas bandas que reproducen la falta de preparación de muchos docentes ¿No quieren, no pueden o no les interesa? ¿A quién le importa?

El Programa “Escuelas Promotoras” de Nivel Secundario llevado adelante por la gestión Vidal arrojó importantes mejoras comparativas de estadísticas de aprendizaje y de promoción. Trabajo por proyecto, formación de equipos, incorporación de las TICS, evaluación colegiada son estrategias que hoy se implementan en todo el mundo. La gestión actual promueve la desaparición de la propuesta como si sus efectos hubiesen sido negativos. Los gremios coinciden. Los docentes miran para otro lado. ¿A quién le importa?

Esta tragedia pedagógica que implicó la decisión política de cerrar las escuelas durante un año entero nos puso arriba de la mesa, al menos, tres falencias que son denominador común en los colegios: la comunicación, el trabajo en equipo y uso de la tecnología.

Necesitamos con urgencia debatir si nos interesa la escuela pública y si estamos dispuestos a hacer los esfuerzos necesarios para iniciar el camino de su reconstrucción y así devolverle su brillo y protagonismo fundacional. Estadística como insumo, focalización de gastos, incorporación de la tecnología, capacitación docente con aprendizaje, trabajo en equipo.

La profesionalización de nuestra labor docente no se agota en el mejoramiento de las condiciones salariales. Lo dicen los hechos, sagrados ellos. Busquemos respuestas en la almohada, ese juez inapelable donde apoyamos la cabeza cada noche y le confiamos lo que nos va dictando nuestra conciencia.


*El autor es abogado y docente.

Domene: “En nuestra gestión las políticas públicas de educación pusieron el eje en el estudiante, el aprendizaje como el rol central de la escuela, nuevamente evaluar, mejorar los aprendizajes de inglés y matemática; y actualizar los diseños curriculares”

Ariel Domene, ex Secretario de Cultura y Educación del municipio de Quilmes, analizó el presente educativo con una cuarentena que “agravó la desigualdad social”. A su vez se refirió a la complicidad entre un sector del gremialismo con el gobierno provincial, que trajo como resultado darle la espalda a los trabajadores con la última paritaria. También criticó al populismo educativo por echar por tierra los logros estructurales de la anterior gestión. Finalmente se refirió a la difícil situación de su distrito, Quilmes, y elaboró un conjunto de propuestas como desafío de lo que viene.

TU APORTE ES VALIOSO. APOYANOS  DONANDO LA SUMA ECONÓMICA QUE PUEDAS.

Domene

¿Cómo está llevando la cuarentena la comunidad educativa?

La cuarentena agravó la desigualdad social. La conectividad y los dispositivos electrónicos se convirtieron en parte aguas entre los alumnos con posibilidades y aquellos que quedaron relegados. Sin equidad educativa no hay igualdad social posible. Y parafraseando a Dubet, la igualdad de posiciones para garantizar la justicia social estaría relacionada en este contexto a la garantía de que todos los alumnos tengan acceso a internet y acceso pleno a las plataformas educativas.

¿Qué balance hace de la virtualidad?

Creo que todavía es muy prematuro para hacer un balance sobre la virtualidad desde un enfoque pedagógico, claramente fue una imposición de fenómenos que exceden el ámbito educativo. Es la pandemia que nos pone a prueba a todos, alumnos y docentes por igual. Tal vez algunos rasgos de la virtualidad llegaron para quedarse, también pone de manifiesto que en la virtualidad las diferencias sociales son más amplias. Garantizar el acceso a internet fue una política de Estado durante el 2015-2019 con el programa “Aprender Conectados”  donde 18.000 escuelas públicas se conectaron a través de fibra óptica; creemos necesario que en este momento todos los hogares tengan acceso libre y gratuito a internet para el uso de plataformas educativas.

Hubo entrega de cuadernillos por parte del Ministerio de Educación de la Nación…

Los cuadernillos “couniformes” llegaron tarde y mal, no siempre los alumnos cuentan con una persona que los acompañe en su proceso de aprendizaje, en esos casos el insumo pedagógico es inútil.

¿Cómo analiza el rol del gremialismo bonaerense?

En una provincia que fue históricamente castigada con los paros en el inicio del ciclo lectivo, en esta oportunidad se inició igual a pesar de que el gobierno no cumplió con una cláusula firmada en una paritaria los gremios. Esto se dio porque los actuaron condescendientes, colaborando con su partido de gobierno y así darles la espalda a los trabajadores.

En realidad demuestran que su única motivación no está en defensa de los derechos del trabajador sino en sus propios espacios de poder. Llámese pareja del secretario general de SUTEBA, llámese directores provinciales, subsecretarios, llámese espacios en el gabinete y de poder en toda la estructura del sistema educativo de la provincia de Buenos Aires.

Por eso no me sorprende que no hayan salido en defensa de docentes cuando el gobernador decidió no pagar las paritarias comprometidas por María Eugenia Vidal. Tampoco me sorprende que no hayan reclamado una paritaria de acuerdo a la inflación en la negociación del inicio del ciclo lectivo y mucho menos que el gobierno decida nuevamente darle la conducción de la educación para no tener conflictos y a su vez postergar la posibilidad de mejorar el aprendizaje.

Podés leer también:  Los avances de la educación bonaerense en la gestión de Cambiemos

¿Cuáles son las diferencias con la gestión anterior?

Durante el gobierno de María Eugenia Vidal las políticas públicas de educación pusieron el eje en el estudiante, el aprendizaje como el rol central de la escuela, nuevamente evaluar, mejorar los aprendizajes de inglés y matemática; y actualizar los diseños curriculares.  Pero con el regreso del kirchnerismo volvió cogobierno entre gremio y oficialismo. La comunidad educativa lo está llevando con hidalguía porque otra vez el docente es el motor de empuje del carro de la educación y mientras enseña, está presente, acompaña y también aprende.

¿Qué análisis hace de la gestión provincial a cargo de Vila?

De un gobierno de estas características sólo podemos esperar un populismo educativo con la insatisfacción que eso genera en la sociedad.

Si bien la llegada de la pandemia interrumpió el normal desarrollo de las actividades escolares, la designación de funcionarios militantes en el grupo político kirchnerista docente “Soles de Mayo” que fueron nombrados en el Ministerio y en los distritos o entes descentralizados de la DGCyE, nos confirma el pacto político gremial entre el kirchnerismo y SUTEBA.

Lo que quedó claro es que no había voluntad de seguir adelante con las buenas políticas de Estado planteadas por María Eugenia Vidal, tales como el Plan de Robótica, conexión a internet, Escuelas Promotoras, Red de Escuelas de Aprendizaje, mejorar los aprendizajes en lengua y matemática, esto quedó desplazado con el cogobierno ya hablado.

Por su parte, el populismo educativo, en su perfil más autoritario, dictó un comunicado cercenando el derecho a la libertad de expresión de los docentes y directivos intentando monopolizar la comunicación entre la escuela y la sociedad.

¿Y de la gestión de Trotta?

Se basa en la hegemonía de la comunicación, porque está dedicado a declaraciones rimbombantes con poca articulación real en el territorio. Por ejemplo, el anuncio del reparto de computadoras en el conurbano se traduce en clientelismo político más que en una medida nacional integral.  Esto sería acompañar esa medida con un proyecto serio de acceso a la información, con un plan de robótica, con contenidos digitales. Lamentamos que no se lleven adelante políticas públicas tendientes a potenciar la educación inicial y la inclusión de los niños y las niñas de tres años a jardines estatales de calidad siendo esta la única herramienta  capaz de achicar la desigualdad de  origen y construir una justicia educativa para lograr a mediano y largo plazo una justicia social consolidada.

¿Cómo está la situación de los establecimientos educativos en Quilmes?

Quilmes es víctima de una administración municipal colonizada por la Cámpora que supo lotear los cargos del organigrama del gobierno tocándole en suerte a un bioquímico, ex rector de Universidad y a un profesor sindicalista alejado hace muchos años de la verdadera labor docente. Producto de esa decisión las principales aristas de las políticas públicas fueron: sacar inglés de los jardines municipales, intentar convertir los jardines municipales en guarderías y espacios de cuidado, lanzar un plan de alfabetización emulando los objetivos de Vasconcelos de 1921.

¿Cómo está el funcionando el SAE (Sistema Alimentario Escolar)?

 Sabemos que llega poco y mal al distrito, no se cumple con la cantidad prometida por el gobernador. Los cupos que llegan no alcanzan a contener a las familias quilmeña; los docentes y directivos tienen que poner el cuerpo, establecer prioridades y dar la cara al decidir quién tiene más o menos necesidad de comida. Mientras el área de Desarrollo Social que está destinada a esta función brilla por su ausencia.

Por último, ¿qué propuestas educativas realizaría en el marco de esta pandemia y los desafíos venideros?

En principio, considero esencial llevar adelante políticas que garanticen el acceso a una educación inicial de calidad potenciando el desarrollo integral del ser humano porque hoy, más que nunca, el resultado escolar define la trayectoria social de las personas.  La conexión a internet como una política de estado sería otra de las propuestas. Creo que nos toca desde el ámbito educativo acompañar en la pandemia a las familias. Necesitamos educar para el fortalecimiento del sistema republicano y la consolidación de la democracia. Hay q hacer un acompañamiento pedagógico, seleccionar los contenidos que son realmente esenciales o prioritarios del año y el resto fomentar la creatividad.

TU APORTE ES VALIOSO. APOYANOS  DONANDO LA SUMA ECONÓMICA QUE PUEDAS.