Que la intolerencia de La Cámpora no asuste a la justicia

Por Nicolás Cereijo*

Fiel a su histórico proceder, el kirchenerismo muestra sus garras cuando se siente amenazado. Su brazo fundamentalista, La Cámpora, se siente cómodo y a gusto en el juego del agravio, la amenaza y la victimización. Quizá sea hora de que entiendan que en un país republicano, la justicia es un poder independiente.

Con una vicepresidenta procesada por corrupción en la Causa Vialidad, donde por cierto millones de argentinos esperamos que de una vez por todas se haga JUSTICIA, este grupo de fanáticos liderados por Máximo Kirchner realizaron pintadas al son de: «Si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar».

Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Es triste ver cómo ciertos funcionarios, lejos de realizar una autocrítica, encienden una mecha que puede terminar mal. Parafrasear y enaltarserse de dar mensajes amenazantes afirma una y mil veces el nivel de intolerancia que maneja este sector.

Lejos de tener a un otro como espacio de la diversidad, para este sector el otro representa directamente un enemigo. Vale decir que el tono de revanchismo lejos de alentar a la democracia, enaltece líderes autoritarios. Ese autoritarismo competitivo que tanto se pondera a referentes como Gildo Isfrán, que se eternizan en el poder y hostigan fervorasamente a aquellas voces que se animan a desafiarlo.

Estamos ante una posibilidad histórica de que se haga JUSTICIA en nuestro país y que, tal como sostienen la pruebas, quien robó o se benefició gracias al Estado, que lo devuelva y ese dinero sea invertido en universidades, escuelas y hospitales.

Y de paso, recordar que nadie tiene la VERDAD. Esa discusión es retrógada y retrasa. Cada facción política representa intereses y está bien que así sea. Lo que está mal es creer que uno es más importante que el otro.

O, en causas como los Derechos Humanos, NO condenar a todos los represores por igual sino por gusto ideológico.

En fin, a este grupito de fanáticos denominado «La Cámpora» le falta más lectura, aprender del pasado y del presente. Lamentablemente fueron víctimas de un adoctrinamiento que padece un buen sector de la educación en Argentina.

Pero por suerte somos más en Argentina que ponderamos el respeto, la tolerencia. Que apostamos a los valores republicanos para que la patria y el pueblo argentino crezcan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.