NEPOTISMO HECHO COSTUMBRE

Por Carlos Paladino

“Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo” – (Abraham Lincoln).

Le contestamos al amigo Abraham que tiene razón. El interrogante pasa por calcular (a grosso modo) cómo se mide ese tiempo de espera para animarse a dejar atrás un estado donde la opresión es endémica, con un caudillaje, que no nos animamos a erradicar. Una republiqueta que tarda demasiado en ascender a república.

Los idiotas son una clase social agrupada en el poder encargada de fundar un país idiota.  La gente nucleada en la democracia argentina, no se da cuenta. ¿Por qué no se dan cuenta de las torpezas e infamias que le causan a la credibilidad ciudadana? Es propio de una dirigencia política envilecida por la apetencia nociva de poder, que fructifica – pagados de sí mismo – ante la pasividad de un pueblo totalmente desilusionado.  Junto con la credibilidad, vamos perdiendo la ilusión de que un país mejor es viable. Si en realidad no alcanzan a comprender el infortunio que originan: entonces son idiotas y, de los idiotas hay que desprenderse; lo antes posible.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Es la gente quien debe tomar la determinación. No damos más. “Qué época tan terrible esta, en que unos idiotas gobiernan a unos ciegos” dice “El Rey Lear” (W. Shakespeare), aventurando la persistencia de estos tipejos en todos los tiempos. Los integrantes de una sociedad honesta, trabajadora, esforzada; que ha dado sobradas muestras del servicio que presta a la nación, no se contenta con cumplir el rol de “idiota consciente”.  

En la medida que la transición hacia un probable cambio de gobierno se va acortando, la destreza política pone en manos de sus mejores exponentes diversos artilugios que capten; en primera instancia; nuestra atención; para en la segunda, convencernos de elegirlos sobre los demás. Esa alternativa se pronostica complicada y borrosa, no por culpa del ciudadano común, si no por el modo de encorajinar la cosa, tienen ciertos candidatos al momento de abrir la boca. Es momento de exigir soluciones a nuestras dificultades; no, que seamos la solución a sus mezquinos apetitos. 

La gente está viendo que la política ya no es el manantial de donde habrían  de brotar las conclusiones que terminen con las injusticias que de ella emanan. Los Partidos ya no buscan representantes que, a través de su saber, satisfagan las necesidades de la población; se seleccionan según cumplan con algunos requisitos de la militancia. Con tan poca exigencia, diríamos que la designación del candidato es “a la bartola”. No deja de ser una alerta que nadie quiere ver.

Cada vez y con mayor frecuencia se oye: “no podés confiar en ninguno”, o, “son todos iguales”. Todavía la sociedad no ha generalizado, un repudio ya utilizado: “¡¡Que se vayan todos!!” Cuánto tardará en instalarse; bien, no depende exclusivamente de nosotros.  Es que hay mensajes que son elucubrados por dirigentes moralmente vergonzantes.  Por ejemplo; el país, suponen algunos, se hizo para “robar a manos llenas”. Hacemos alusión algo que pasó sin mucho bombo,  pero el 25 de mayo último, se lanzó a la arena política: “Encuentro Patriótico”, Espacio que unificó bajo la misma armazón a “Julio de Vido, Milagro Sala y el ex referente de Quebracho, Fernando Esteche”. La consigna acordada es “Organizar la militancia para la liberación nacional” Son críticos del gobierno. Y, concurrieron “decenas de militantes” La libertad es tan libre, que nadie impide este atentado a la democracia.  (Infobae). En ese acto una mujer colgada de una grúa que la movía de un lado a otro, cantó el Himno Nacional. Si a la reciente agrupación la hubiesen bautizado, “Nos cagamos en la Patria”, era más acertado.

Desde que en el escenario surgieron aspirantes con un discurso tajante, tal los casos de Milei, Espert, etc. el avispero se agitó lo bastante para trastornar a las líneas políticas históricas.  Hablan con una osadía inédita respecto de las reformas políticas a llevar a cabo, que los hacen pretendidos por algunos y aborrecidos por los otros. A Macri, los mismos amigos que lo acompañaron en el triunfo, más pronto que ligero, se encargaron de sepultarlo de por vida, tras la enorme derrota eleccionaria padecida.  Bueno; hoy, no da la sensación de estar tan muerto, si analizamos el despelote que causó en propios y ajenos. Mauricio – le dicen por lo bajo – ¿Quién te ha dado vela en este entierro? Los radicales y resto de Juntos por el Cambio, lo descalifican empleando cuánto argumento pueda producir distancia. Sintomatologías que evidencian la insuficiencia de fuerzas potenciales para afrontar una factible pelea interna.

Sobre este punto, el presidenciable señor Gerardo Morales – que confía más en una alianza con el peronismo – se mostró resentido por una inapropiada opinión de Macri – que podría haber evitado – sobre un Hipólito Yrigoyen “populista” y, sin dar tiempo a su socio de rectificarse, vio propicio alentar a una ruptura con JxC. Un argumento que no se tragó nadie; el gobernador radical se ha tragado sapos más grandes. El presidente de la UCR y gobernador de Jujuy, debe pensar que es; ahora o nunca. Y es una pretensión muy bien fundada, teniendo en cuenta, su frondoso historial y fidelidad al Partido cuando se produjo el éxodo “radicheta” al kirchnerismo. Él se quedó.  Esa sola actitud lo ennoblece muy por sobre la figura de Julio Cobos, del que muchos radicales se preguntan porque no fue expulsado. Sin embargo, está “lo más orondo” sentado ahí.

Para categóricos republicanos, la estrategia usada por los equilibristas políticos, es uno de los recursos que concede el sistema democrático. Pero, no siempre es así; existen precauciones que hay que oír. Los afiliados o adeptos a la centenaria UCR, aún conservan algunos postulados de los fundadores, como la moral de Alem, el sacrificio y el espíritu democrático de Yrigoyen, la honestidad de Illia, etc. y, aquellos que andan buscando pista para aterrizar donde más convenga, son mirados con recelo.

También son responsables de los pesares que atraviesa el país; la pobreza reinante, la inflación, los salarios atrasados, etc. Con todo, establecen políticas para conformar a un séquito eterno que los favorece, sin importarles el crecimiento del Gasto Público y socorriendo al Cuerpo Colegiado Privilegiado. Nada que ver con la austeridad que dictan los postulados radicales. Por lo contrario, contribuyen a sacarnos más y más. 

El caso del señor Morales, se acerca más a otras concepciones que, a las montadas sobre el radicalismo de la calle, que observa con dolor, que pocas virtudes le quedan al viejo Partido de sus amores. Lo sabemos: ¡Nada es como era antes! Pero, el respeto y la salud del Estado de la nación, siempre fueron prioridad de los “boinas blancas” La reforma del Estado tan preconizada y necesaria, no hallará en el Señor Gerardo Morales – sus hechos hablan – a un adalid en la transformación que requiere, fundamentalmente, de extrema austeridad.

“El radicalismo va a tener un candidato a presidente; yo soy uno de ellos” dice Gerardo Morales. “Jujuy: veinticinco familiares de Gerardo Morales son funcionarios en el Estado”, expresa una noticia, y acota: “Mientras tanto, Jujuy se posiciona como la tercera provincia más pobre de la Argentina” (Política). ¿Los datos pueden estar retorcidos? ¡¿Vaya a saber?!  En una de esas la prosapia Morales, posee cualidades especiales que los hacen imprescindibles en cualquier gestión de gobierno. La señora María Eugenia Tulia Snopek, esposa del gobernador Morales; hermana del senador Guillermo Snopek, del Frente de Todos, fue nombrada “en un cargo en el Poder Judicial, el Consejo de la Magistratura”. Otra información del 4 de mayo de 2021, habla de que la abogada Snopek, hija del ex gobernador jujeño Guillermo Eugenio Snopek, “esposa del gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales, fue nombrada este lunes ·directora suplente” de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF)” La señora Snopek, representa en esa institución a la provincia de Jujuy. Se aclara que; “Su función es ad honorem y no remunerativa”

La práctica desmedida del nepotismo, las mañas clientelares, son repudiadas por la ciudadanía en general. Esta manera de crear trabajo a costa de un Estado que solventamos entre todos, no entra en el reparo complaciente de los radicales independientes, los correligionarios de a pie. El Estado es sagrado, sirve al bienestar de la comunidad, su destino se dirige a las obras públicas, la modernización, la salud, la educación, la asistencia social, etc., no es un distribuidor de trabajo con fines políticos. Para mal, esa rutina se afincó con la llegada de la democracia. La sociedad necesita que estas maniobras obscenas se terminen; siente que los Morales y Cía. predican con la indecencia como estandarte.  Estamos hartos que todo el pueblo, sea engañado todo el tiempo.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.