TOLERANCIA Y APATÍA

Por Carlos Paladino

  “La tolerancia y la apatía son las virtudes de una sociedad que se está muriendo” (Aristóteles)

A juzgar por el gran Aristóteles, (384 a.C. – 382 a.C.), ya la sociedad (polis) había sido contagiada por tamañas “virtudes”. Ya el pensador advertía cual puede ser el final de una entidad timorata. Eran otras épocas – y eso hace diferente todo -, con individuos que anunciaban a que conduce una apatía generalizada. Indolencia y miedo causados por el despotismo del amo; o quizás, ya advertía a la posteridad la debilidad a que es propenso el espíritu humano, y la vacilación o la falta de decisión en contrariar el imperio de su naturaleza. “Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos” El intentarlo, es una tarea titánica reservada a ciertos hombres de elevada estatura moral, que no se desentienden de lo que puede y quiere hacer un gobierno. El pueblo se relaja y comienza su camino hacia la esclavitud.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Si miles de años de política republicana mantienen actual la conclusión aristotélica en la sociedad, es que no han conseguido corregir, ni cambiar sus conductas. Cuarenta años consecutivos de democracia en Argentina sólo son indicadores de un porvenir esperable. Ídem para América Latina.

Se escucha sentencias que preanuncian faltan tantos días para que se vayan, referidas al gobierno argentino y otros, seguramente, contarán los días que faltan para que se queden. Los motivos centrales de la disputa podríamos concentrarlas (una abreviada estimación) en dos   manuales; el del neoliberalismo o capitalismo feroz y el del populismo. Derecha e izquierda. La historia americana demostró que el capitalismo genera ricos y más riqueza, y el populismo, pobres y más pobreza.

Nuestro país todavía -más allá de las proclamas embusteras- no ha tomado partido por alguna de ellas. Difícil hacerlo si los “populistas” son ricos y viven mejor que los de derecha. Difícil aceptar y entender eso, más, si las cajas las administran los populistas acomodados, ahí encontramos explicación a la disyuntiva.   Y, la confusión no es patrimonio de la ignorancia del pueblo, sino de la mezquindad dormida en la dirigencia política.

Observando el comportamiento de los actores encargados de administrar la democracia-republicana, cualquiera puede caer, por más avezado que sea, en la juerga del intrincado universo de la política argentina. 

Un reconocido medio madrileño, “El País” escribió: “la inflación está disparada, los políticos se pelean y la crispación social sube” El comentario no es tendencioso, ni mal intencionado, es real. Añade: “La guerra en la cúpula kirchnerista da alas al malestar social” y hace hincapié en los trances entre Alberto y Cristina “se volvieron a distanciar y llevan dos meses sin hablarse” Y, algo más grave aún; “Los voceros informales de la expresidenta tratan de usurpador del trono a Fernández y le recuerdan que está en ese sitio de prestado”.

Con vergüenza debemos aceptar que es así, no faltan a la verdad. ¿Somos un país sin retorno? Creemos que no, pero, “la nueva remontada se iniciará desde un escalón más abajo y la gente está cansada” Perfecta descripción de nuestra decadencia. 

De esta locura, como ciudadanos perseverantes, nos tenemos que proponer salir cómo sea. De manera democrática. A no ser que la apatía nos haya consumido el último hálito de valor y de esperanza. Nos merecemos vivir en una nación decente y; tampoco, se nos asigna el derecho de dejar crucificada a nuestra descendencia.   Quizás, el gran problema se presente una vez que hayamos encarrilado el tren. Quién nos acarrea y, hacia dónde. Como habitantes de esta sociedad estamos alicaídos, desganados, en inferioridad de condiciones. Pero ante las grandes y reiteradas decepciones y pisadas en falso, escuchemos la sabia opinión de Sigmund Freud, en una de esas, nos sirva de aliciente: “Antes de que te diagnostiquen con depresión o baja estima, primero asegúrate de no estar rodeado de idiotas”. Entonces va el interrogante: ¿Fue el pueblo trabajador, honrado y productivo quien se buscó las causas de la enfermedad social que padecemos o, fueron otros los que nos enfermaron? Si demasiado ingenuos caímos en la trampa, solamente, se trata de animarnos a dar vuelta a un estado deprimente y opresor. Castrador de ideales patrióticos.

Los candidatos en ciernes no explican para qué ambicionan, con tanto ahínco, conducir la nación argentina. Algunos quieren revertir un estándar de país que se ha repetido durante los últimos setenta años, sin haber logrado éxito alguno. Otros; nos dan señales de que el modelo vigente debe continuar, arreglando o mejorando ciertos errores demasiado visibles a los ojos del pueblo. Es decir, nada en concreto que llegue a poner en juego sus aspiraciones presidenciales.

El gobierno, por ejemplo, dice claramente, que su programa es fantástico y, por eso, es posible fabricar un Estado de mayor dimensión, con capacidad para aumentar los impuestos que ya son extorsivos y crear otros que, bajo el argumento que sólo afectan a los ricos, sabemos que los terminan pagando, también, los trabajadores, los pequeños comerciantes; etc. Como una muestra de que no mienten ni una pizca y blandos de corazón como son ellos con plata ajena, en el 30ª aniversario de ANSES, incorporaron 1.000 empleados a Planta Permanente.  (La Nación 6/5/22) ¿Conocen ustedes políticos que no aumenten sus patrimonios, a costa de nuestros quebrantos? Bueno; para rematar la lista de interesados, el presidente Alberto Fernández, no esconde su intención de ir detrás de su reelección. Este término medio, esta falta de excelencia, esta inseguridad que acompaña a los peticionarios del poder, quizás exprese el porqué del ascenso en la predilección popular, de Javier Milei, José Luis Espert, Patricia Bullrich, y hasta un hombre del ambiente artístico, como es Alfredo Casero. La gente se reconforta viendo como les hacen frente y no callan su verdad, sin tapujos, a todo el que le sale al cruce y; porqué, en poco tiempo, han logrado una inesperada notoriedad, que altera el equilibrio de los más mentados.

No son pocos los que se están animando a contradecir su parsimonia. Los Moyano, últimamente, protagonizaron hechos acordes a lo que son; violentos, prepotentes, peligrosos. Es conocido el bloqueo del sindicato camionero, impidiendo el acceso de la ciudad de San Nicolás; con la amenaza de hacer morir de hambre a la ciudad. Sí, señores, esto ocurre en la Argentina desde hace 40 años A la impunidad de los señores Hugo y Pablo Moyano, tres mujeres estuvieron detrás de la detención de dos sindicalistas del gremio de los camioneros, no, claro, sin haber atravesado inconvenientes. Merecen ser citadas; “la abogada del denunciante Florencia Arietto; la fiscal de San Nicolás que llevó adelante la investigación María del Valle Viviani y la jueza nicoleña María Eugenia Maiztegui, que encontró sólidas las evidencias reunidas y estampó su firma en las órdenes de captura” ¡Por Dios!; que buena noticia.

Relativo a los Moyano: es gente que no tiene límite “Jamás imaginé que un gremio nos iba a fundir” expresó el empresario chaqueño Matías Morante que venía sufriendo un acorralamiento camionero que llegó al extremo de bloquearle la entrada a su negocio, de venta de materiales para la construcción, en Resistencia, con 30 camiones y 90 manifestantes. El bloqueo duró 15 días contrariando una orden judicial. “Ya paré todo y voy a cerrar la empresa” – dijo el empresario – más allá de las amenazas de quemarle los camiones y el negocio Me duele en el alma, intenté de todo, pero nadie nos dio una mano”.

Decidió cerrar la empresa ante la imposibilidad de seguir trabajando. Es un pequeño resumen del hostigamiento padecido por Morante.  Moyano es el principal aliado sindical de Alberto Fernández. La justicia no ha actuado en consecuencia, ni tuvo tres mujeres que lo respaldaran. (Tweet Infobae 5/5/22). Enemiga de siempre, la señora Graciela Ocaña escribió “El Sr. Morante es la nueva víctima del Clan Moyano. Hace más de 10 años que vengo luchando contra estas mafias…Las empresas más importantes no deben permitir…El Sr. Moyano se ha convertido en un empresario…” Es un hombre inmensamente rico, apretando a quienes arriesgan capital y generan empleo genuino. (Twitter 6/5/22). Cuarenta años de impunidad absoluta con la complicidad de amigos poderosos, jueces y el propio gobierno central. Qué interesante podría resultar, escuchar a los postulantes a la Casa Rosada, acerca de cuáles acciones tienen preparadas para acabar con estas estrellas del mundo peronista. Lo reiteramos; hace cuarenta años que el señor Moyano y en menor medida el sindicalismo argentino, impone las condiciones laborales de la producción argentina.  El poderío logrado es tan grande que no les queda otra que defenderlo con los medios permitidos y, asimismo, con los  no permitidos. Alguna vez algún valiente les pondrá límites.

Nosotros, miramos, tolerantes y apáticos.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.