Reforma docente en la Ciudad: por más igualdad de oportunidades

Por Facundo Lancioni Kaprow *

*Secretario General del Sindicato de Educadores Argentinos (SEducA)

La educación es un Derecho Humano, y, como tal, exige un alto nivel de compromiso de parte de todas las esferas de la sociedad para garantizar su efectivo -y eficaz- cumplimiento. Por eso es que precisamos docentes formados, que puedan actualizar sus conocimientos de forma continua e ir hacia una profesionalización de nuestra tarea. En esta línea avanza la última propuesta de reforma del Estatuto Docente de la Ciudad de Buenos Aires presentado ante la Legislatura. Sin embargo, el proyecto omite un detalle fundamental: no garantiza la igualdad de oportunidades para los Docentes de la Ciudad.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

La base del proyecto resulta en recompensar la tarea docente ya no sólo por su antigüedad, sino por su formación, a través de Maestrías, Doctorados, Posgrados, entre otros. Si bien uno puede estar de acuerdo con ello, es el Estado quien debe garantizar que el Docente pueda acceder a dichas propuestas. Máxime si le va a exigir realizarlas para obtener un mejor salario. Y hoy, la Universidad de la Ciudad, conocida como UNICABA, no cuenta con dichas propuestas, ni se ha presentado plan de trabajo alguno que nos haga pensar en contar con ellas en un futuro próximo -teniendo en cuenta que, para fines de este año, siguiendo los tiempos que indica el proyecto, debería estar implementado-. 

Al día de hoy, UNICABA ofrece únicamente las mismas propuestas que Escuela de Maestros: Licenciaturas y Postítulos. Ante esto, desde SEducA realizamos un relevamiento en distintas universidades que sí brindan estas propuestas, y sus costos. Así, Universidades privadas ofrecen Especializaciones o Maestrías en Educación que rondan en las 500 horas con cuotas que oscilan entre los 20.000 y los 25.000 pesos cada una, en planes de 20 cuotas, lo que representa más del 30 por ciento del sueldo neto que percibe un docente de jornada simple en la Ciudad. Mientras tanto, otras instituciones directamente ofrecen estas carreras en dólares, partiendo desde los 1.200 por matricularse, lo que lleva a los docentes a tener que “invertir” desde 220.000 pesos hasta más de medio millón de pesos (una Especialización en Educación puede llegar a los 518.000 pesos en sus dos años de carrera).

Ante este escenario, encontramos la democratización del derecho a la formación y a la igualdad de oportunidades coercionado por el nivel de ingresos del Docente, resultando esto una contradicción del espíritu mismo de Derecho Humano que resulta tanto para los niños, como para los Docentes. Es por esto que creemos que la Universidad de la Ciudad debe brindar estas propuestas, y esta realidad debió ser contemplada en el proyecto. Porque hoy en día, caso contrario, un docente que no pueda afrontar el costo de estas propuestas formativas se verá en desventaja en su carrera docente frente a aquel que sí pueda pagarlo. Y esto deriva en una desigualdad histórica que en nada tiene que ver con generar una mayor calidad educativa.

Siempre hemos dejamos claro de qué lado estamos, y lo respaldamos con acciones concretas: contamos con un equipo pedagógico y de profesionales que conformamos hace muchos años con el cual venimos trabajando en la garantía del derecho a la capacitación de los Docentes, consagrado en nuestro Estatuto, que ponemos a disposición del gobierno que lo requiera.

Hoy, que el Gobierno, junto a la sociedad en su conjunto, tiene en sus manos la oportunidad histórica de transformar para bien al sistema educativo haciendo hincapié en docentes más y mejor formados, y en consecuencia mejor pagos, nos aferramos más que nunca a nuestro espíritu sindical moderno, constructivo para con todo el sistema educativo como jamás sucedió en la historia. 

Pero ante esta oportunidad, no podemos dejar que se valide este modelo, que estoy convencido, nade quiere y a nadie ayuda. Por eso, abrir el diálogo, para el aporte de ideas constructivas es el camino para transformar no sólo la carrera docente, sino el sistema educativo y el futuro de miles de chicos que asisten a las Escuelas de la Ciudad. El tiempo es ahora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.