Cristina versus Alberto: game over

Por Rodolfo Florido

Eligieron dos caminos de ruptura. Unos; millonarios e hijos que encubren con un discurso de izquierda lo que robaron con la derecha y el otro, un advenedizo mareado por el son de los saludos matutinos militares y la creencia de que la Quinta de Olivos es su casa.

Unos sufren el Síndrome de John Gardiner (película “Desde el Jardín”) en donde los endiosan por portación de apellido y chequera abultada, siendo que en realidad son una pobre obra ficcionada, millonarios pero resentidos.

 Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

El otro, una parodia de la película “La Vida de Brian” o sea nació el mismo día que Jesús, en el pesebre de al lado, pero era, el Brian, no Jesús… y eso, obvio, salvando, obviamente, las distancias.

Algunos comunicadores, un tanto desesperados por encontrar salidas a la crisis y tener que evitar definiciones propias que les incomodan por su propio e incierto futuro, tratan de encontrar respuestas de acercamientos donde en realidad no los hay.

Canal de clases y análisis política del Lic. Nicolás Cereijo. Te invitamos a ingresar y suscribirte gratis.

En realidad la situación es clara y las especulaciones solo sirven para aquellos que desean ver aguas claras en río oscuros. La situación está detonada, el tiempo peronista interno está detonado. Esta vez no pudieron distribuir el esfuerzo que otros hicieron. Detonaron la granada dentro de un cuarto sin ventanas.

Los convidados de piedra de esta opereta con ritmo de cambalache se desesperan. “Alberto se tiene que sentar con Cristina. Pero no a tomar el té, sino a hacer autocrítica y tomar decisiones. Tiene que admitir que su gobierno es un desastre. Él no lo ve así, pero está equivocado. El país está destruido”, disparó ayer por la tarde un importante funcionario que habla a diario con Máximo y Cristina Kirchner, en diálogo con Infobae, casi a los gritos, para hacerse escuchar entre los bombos y los petardos. O sea, piden lo imposible. O alguien piensa que un Presidente va a decir después de 2 años y casi medio de gestión…, perdón soy un desastre.

Mientras tanto…”El Gobierno tiene que ser con la gente adentro”, dijo el hijo de Cristina Kirchner. “Fue jefe de campaña de un espacio que sacó 4 puntos en la Provincia de Buenos Aires”, agregó Larroque. O sea, no hay heridos, solo rendición. Y eso es demasiado para un hombre que se mareo, que pensó hace un año que era el mejor Presidente de la historia cuando su aceptación era del 70%, que pide algo y se lo traen, que usa el helicóptero presidencial, lo saludan los Granaderos y los obsecuentes le dicen que vaya por todo porque si no va por todos, todos van por ellos.

A veces, las más de las veces, las cosas son más simples que los exegetas del pensamiento interpretan. La necesidad de ver estrategias donde en realidad no hay nada, los confunde y confunden. Todos sabemos que un país normal todo ya habría estallado por los aires. Pero no somos un país normal. Toleramos lo intolerable, aguantamos lo inaguantable, la desesperación nos paraliza mientras los negocios oscuros suceden tras bambalinas, vemos proyectos de poder en donde en realidad solo hay proyectos de impunidad y más robos.

No están errados cuando repiten las mismas y fracasadas fórmulas económicas que nos llevaron adonde estamos. No están equivocados. Por eso no quieren cambiar. A ellos les sirve y sino que expliquen con sus sueldos de funcionarios sus decenas o cientos de propiedades millonarias, sus cuentas, su impunidad. Pero no les alcanza, necesitan la impunidad que se presupone que el Poder les da.

Necesitan más pero sin que nada cambie. Por eso Cristina se va a llevar –o ya se llevó- puesto a Alberto. Este, solo resiste por la vergüenza que conlleva aceptar el final de su sueño de libertad y futuro. Alberto es ya un Presidente Game Over. Si Cristina se queda lo esmerila hasta la transparencia de la nada misma. Si Cristina se va, lo deja solo y sin poder alguno, mendigando a la oposición oxigeno para no caer, mientras sueña que un giro a la derecha neoliberal lo puede volver a proyectar a soñar una reelección. Absurdo.


GUERRA A LA INFLACIÓN Y A LOS ESPECULADORES


Luego y hacia el final, están los demás actores. Una CGT confundida y fracturada. Bases que se están levantando contra sus dirigentes porque las paritarias a la baja los depositan entre la pobreza y la indigencia. Los Gobernadores peronistas del Norte que le tiran una cuerdita a Alberto pero finita. No van a poner en juego sus feudos por un cadáver político. Los movimientos sociales que perciben que la explosión los puede dotar como a Milei en la derecha, de un electorado cristikirchnerista de izquierda superficial que les ha sido electoralmente adverso, llenan las calles pero no las urnas.


Muchos critican a la oposición porque frente a este panorama no actúan. Y la verdad es que no tienen nada que actuar. Esto es la explosión del peronismo. Así como en su momento exploto el radicalismo con las deserciones de Carrió, Stolbizer, López Murphy, Ricardito Alfonsín, Moreau, Leandro Santoro y el llamado otrora Radicalismo K como Cobos. Lo único que hay que pedirle a la oposición es que estén preparados.


La dinámica de estos conflictos pueden no seguir los tiempos electorales. Y no va a ser luego una excusa decir… no esperábamos este desenlace.

Alberto… Ni siquiera un dios puede cambiar en derrota la victoria de quien se ha vencido a sí mismo (Buda Gautama).

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.