Radicalizar el discurso de campaña

Por Nicolás Cereijo

En los últimos días se ha visto una mayor radicalización del discurso antikirchnerismo por parte de Juntos. Los halcones parecen triunfar. Hechos como el Olivosgate refuerzan el sentimiento de impotencia en su electorado frente a un gobierno que formula decretos que no cumple.

La imagen de María Eugenia Vidal, una de las referentes de ala moderada, no está alcanzando por sí sola para obtener la difícil misión de retener las diez bancas porteñas en el Congreso. La mejor de las proyecciones la ubica con un 35% de los votos. Necesita ser más dura para contener a un electorado molesto con el manejo titubeante de la pandemia por parte del gobierno nacional.

Si te gusta nuestro contenido podés ayudarnos haciendo click aquí

Así puede entenderse su acercamiento tanto a Patricia Bullrich como a Mauricio Macri. Y una agenda mediática de confrontación directa con los funcionarios oficialistas.

Hay otro elemento a considerar que es el crecimiento de Javier Milei fundamentalmente en los jóvenes, sector más afín en otras elecciones al Frente de Todos. Con lo cual, de no cumplirse el objetivo de retener las 10 bancas en juego, las que perdería no caerían necesariamente en manos de la lista que conduce Leandro Santoro.

Por su parte, tanto Ricardo Lopez Murphy como Adolfo Rubinstein están exigiendo mayor protagonismo y más debate, algo que ni la ex gobernadora ni Santilli con Manes en provincia están dispuestos a dar puertas adentro. “El debate publico es con el kirchenerismo para las generales” afirman. Es sabido en política que quien pide debate interno porque observa que va perdiendo y necesita acomodarse en la pelea. Aí que tanto el planteo como la respuesta son lógicos.


Uno de los talones de aquiles de la gestión de Alberto y Cristina es la educación, donde militaron durante un año y medio la no presencialidad con el apoyo del sindicalismo ladero de Ctera. Sumó una derrota importante con una comunidad de padres y docentes movilizados y con la oposición en bloque reclamando desde el minuto cero la presencialidad. Es por eso que la educación forma parte central de la agenda opositora, con la virtud de encontrar votos antaño esquivos.


En el conurbano se siente la inseguridad y la falta de políticas públicas acordes. Santilli y Manes lo saben. Esta es otra de las áreas donde se profundiza el discurso antikirchneristas apuntado en el intento de manejo del poder judicial por medio de reformas que muchas de ellas necesitan de una mayoría simple en el Congreso.

En fin, la estrategia de radicalizar las diferencias con el gobierno nacional y bonaerense pretende conquistar al electorado que notó tibieza. Puede ser esa porción que pertmita el premio mayor para Juntos para el Cambio: más allá de los resultados por distritos, es fundamental que el oficialismo no consiga las nueve bancas que le den quórum propio en la Cámara de Diputados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .