Gracias por el relato, Alberto

Por Luis Pico

Argentina salió fortalecida de la pandemia. Le cayó como anillo al dedo. Fue el escenario perfecto para ponerla de pie mientras se regalaban recursos a los beneficiarios de planes sociales, a los que necesitaron el IFE, a los trabajadores de empresas privadas, a los precarizados monotributistas. Un país de pie.

De dónde salió el dinero que se repartió, no importa; cómo se produjo, tampoco. Los índices de pobreza, de inflación, no son más que un ataque de los medios de comunicación para posicionar una matriz de opinión, así como la corrupción es la excusa de la Justicia para perseguir a los que más se preocupan por la gente.

Alberto Fernández. Cristina Fernández de Kirchner. Los pibes de La Cámpora. Los que aguantan los trapos. Gracias a todos/todes/txdxs por poner a la Argentina de pie. Gracias por acordarse de los que perdieron el trabajo, de los que no pudieron pagar el alquiler, de los que mantienen abierto su local con ventas del 30% previos a la pandemia; gracias por rendirle tributo a los médicos que no han podido vacunarse, a las víctimas de los presos que liberaron para que no se contagiaran; gracias por mencionar a los niños y jóvenes que pasaron un año sin pisar un aula ―indistintamente de si se quemaron las pestañas frente a la pantalla para ver si entendían algo o si quedaron por fuera al no tener computadora o celular en casa―; gracias por el dólar que sigue con cepo y cercano a 150; gracias por señalar con el dedo a los runners, a los chetos, a los que pasean en el parque, a los jóvenes, a los viejos que se toman un café en la confitería del barrio.

Gracias por dejar que un millón de personas despidieran al Diego entre barrabravas.

Gracias por no permitir que la gente viajara de una provincia a otra a esparcir el virus. Pónganle una medalla a Insfrán por los centros de detención ―de aislamiento― en Formosa.

Gracias por vacunarse ustedes primero, que obviamente son más importantes que la gente común, más privilegiados que los que no son kirchneristas o peronistas.

Gracias por el relato, por inventar un país que no existe. Puede que si algún día dejan la política tengan éxito para escribir guiones de películas o novelas con relatos fantásticos.

Gracias por no reconocer ningún error, por no querer causarle alarma a nadie.

Gracias, Alberto, gracias, Cristina. Gracias por olvidarse de lo que le tocó vivir a los mortales, a los que están más a merced de ustedes.

Gracias. Gracias totales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: